Make your own free website on Tripod.com
 
Los altos índices de colesterol L.D.L. suelen tener relación con los aumentos de la tensión diastólica
RELACIÓN DEL COLESTEROL CON LA TENSIÓN ARTERIAL

Hemos hablado anteriormente de "factores de riesgo". Pues bien, hemos de tener en cuenta que la luz interna de las arterias puede disminuir debido a la presencia de placas de ateroma y otras sustancias que a veces llegan a obturar por completo una arteria.

Sin embargo, para comprender la relación entre el colesterol y la tensión arterial debemos empezar por conocer cómo se mide la tensión: 

La tensión o presión arterial,se mide, de forma indirecta, mediante una técnica descendente, es decir, hinchamos el manguito lo suficiente como para comprimir una arteria, (generalmente la humeral) anulando el paso de sangre por ella.

Cuando poco a poco comenzamos a deshinchar el manguito, llega un momento en que se puede oir perfectamente el sonido del bombeo cardíaco, puesto que se produce un remolino de la sangre bombeada contra la sangre cuya velocidad es prácticamente nula, ya que debido a la compresión, ni la sangre arterial ni la venosa estaban circulando. 

(Imágenes obtenidas del 2 tomo del Atlas de Anatomía de H.Leonhardt Ed. Omega)

En este punto se encuentra la presión sistólica, también conocida como la Máxima. 

A partir de ese momento, y haciendo descender la presión del manguito, seguimos oyendo las pulsaciones hasta llegar a un punto en el que dejamos de oirlas o al menos hay un cambio evidente de tono.

En ese momento hemos llegado a la presión diastólica,conocida como la Mínima.

La presión o tensión arterial se mide en milímetros de mercurio. 


Ahora vamos a explicar el por qué de la elevación de la "mínima" o presión diastólica, por efecto del acúmulo de sustancias en las paredes arteriales.

Hemos dicho que dejamos de oir el sonido de las pulsaciones cuando la sangre pasa por la arteria sin ser comprimida por el manguito, y por tanto sin que se produzca ningún remolino, ya que han desaparecido las diferencias de velocidad.

Podemos ver en el último gráfico (máxima=120 y mínima=80), cómo empieza el tono pulsátil, cómo va aumentando y posteriormente disminuyendo hasta desaparecer

Al deshinchar el manguito, el momento en que la sangre circula libremente sin compresiones externas, llega antes cuando las paredes arteriales son más gruesas. 

Hay diversas causas por las cuales las paredes arteriales pueden ser más gruesas. Dejando a un lado el factor constitucional hereditario, una de las causas es la adherencia en las paredes arteriales, de ciertas sustancias como pueden ser las placas de ateroma constituidas en gran parte por colesterol residual (L.D.L.), a las que se les añaden otras sustancias, como alquitranes (del tabaco), fibrina, plaquetas, calcio, etc...

Tenemos pues, como resultado, un grosor excesivo de las paredes arteriales, en detrimento de su luz o diámetro interno.
(Imágenes obtenidas del 4 tomo de la Colección Ciba de Ilustraciones Médicas de F.H.Netter)
Podemos observar cómo a partir de un primer depósito lipídico, se engrosa la pared interior de la arteria, proliferando el tejido endotelial, estimulado por el depósito de cantidades variables de fibrina. En muchas ocasiones, la pared interna de la arteria llega a necrosarse y ulcerarse, e incluso a producirse una trombosis con obturación total de la arteria.

En algunas ocasiones llega a producirse una obstrucción total de la luz arterial en algún punto concreto, con la consiguiente necrosis de la zona afectada.

Tenemos pues una correlación entre paredes arteriales anormalmente engrosadas y tensión arterial diastólica ("mínima") elevada.
 
 


PÁGINA PRINCIPAL